lunes, 2 de julio de 2007

historieta & traduccion




Me encanta leer historietas ver dibujos y textos o textos como dibujos o dibujos como textos, pienso en la obra Sudor Sudaca de Muñoz y Sampayo, en la que en el epilogo los autores nos invitan a un asado mental con todos nuestros “nosotros” internos que de algo de eso se trata la historieta, reencontrarnos para que después de ese encuentro no seamos los mismos.
Pienso en las adaptaciones de
Breccia de “El corazón delator” y “La gallina degollada”, como adaptador el se ubica en una zona borrosa, intermedia, ni del lado del guión original, ni del lado del lector, sino del lado de la Historieta y en como por lo tanto se convirtieron en dos obras extraordinarias.

Borges en una conferencia sobre la musicalidad de las palabras y la traducción hace la siguiente reflexión: “La traducción y el original no es una diferencia entre los textos mismos. Supongo que si no supiéramos cual es el original y cual la traducción, los podríamos juzgar con imparcialidad. Pero desgraciadamente, no puede ser así, y en consecuencia el trabajo del traductor siempre lo suponemos inferior, aunque la traducción pueda ser tan buena como el texto”.
Pienso en eso y en la historieta como genero, y en los problemas que se le presentan a quienes realizan la tarea de realizar adaptaciones de textos literarios ( tiro acá un paralelo entre traducir idioma-idioma, texto-imagentexto),

Durante toda la Edad Media , la gente no consideraba la traducción en términos de una transposición literal, sino como algo recreado: como la labor de un poeta que, habiendo leído una obra, la desarrollaba luego a su ser, según sus fuerzas y posibilidades hasta entonces conocidas de su lengua.

“Cual fue el origen de las traducciones literales? No creo que surgieran de la erudición; no creo que surgieran del escrúpulo. Creo que tuvieron un origen teológico. Pues, aunque la gente juzgara a Homero el mas grande poeta de los poetas, no olvidará que Homero es humano, de modo que sus palabras podían ser alteradas. Pero cuando tocó traducir la Biblia se planteo un asunto diferente, porque se suponía que la Biblia había sido escrita por el Espíritu Santo. Cuando pensamos en el Espíritu Santo no podemos concebir elementos casuales en su obra. Si Dios escribe un libro , si Dios condesciende a la literatura, cada palabra, cada letra, debe haber sido meditada a fondo. Y podría ser una blasfemia manipular el texto escrito por una inteligencia infinita y eterna”.

“Hoy nos preocupan las circunstancias, queremos saber con exactitud los hechos”,
“pero si nuestra mentalidad es histórica, creo que quizás podamos imaginar que llegara un día en el que los hombres ya no tengan tan presente la historia como nosotros.”
“llegara un día en el que los hombres les importe poco los accidentes y circunstancias de la belleza; les importara la belleza misma”.

Pienso que no hay voces ni palabras ni imágenes ni movimientos originales, vivimos alterando, traduciendo, desarrollando, explicando, interpretando y dejándonos llevar también por infinitas traducciones. Las historietas nos están traduciendo algo, que no sabemos que es, ni de donde viene, pero atravesado por el misterio de que es un historietista quien la realiza a esa traducción. El arte de la historieta, no se trata de ecuaciones ( "quiero decir esto" entonces lo digo "de esta manera"), ni de comunicar algo, sino que forma parte del acto de traducir algo para alguien en globos y cuadritos.

1 comentario:

minoliti dijo...

hola lucas!
si queres seguirle los pasos a fede, fijate que tambien esta en portela164.blogspot.com!!
es nuestra casota de talleres, ...estaría bueno que nos visites si andas por bs as, podemos armar una cena!
saludotes